Contáctenos Ahora
+571-7571891 +57-310-2332302

SOCIEDAD CONYUGAL

La sociedad conyugal, es una figura jurídica, la cual contiene la comunidad de bienes que forman los esposos al contraer matrimonio, quiere decir, el patrimonio social económico existente entre los cónyuges.

¿CUALES BIENES HACEN PARTE DE LA SOCIEDAD CONYUGAL?

Es importante determinar y conocer que bienes entonces harán parte de la sociedad conyugal, el código civil Colombiano, en el título XXII, capítulo II, contempla el haber de la sociedad conyugal, y cuáles son sus cargas, a continuación presentamos, cuales son los bienes que hacen parte de ella:

  1. De los salarios y emolumentos de todo género de empleos y oficios devengados durante el matrimonio.
  2. De todos los frutos, réditos, pensiones, intereses y lucros de cualquiera naturaleza que provengan, sea de los bienes sociales, sea de los bienes propios de cada uno de los cónyuges y que se devenguen durante el matrimonio.
  3. Del dinero que cualquiera de los cónyuges aportare al matrimonio, o durante él adquiriera, obligándose la sociedad a la restitución de igual suma.
  4. De las cosas fungibles y especies muebles que cualquiera de los cónyuges aportare al matrimonio, o durante él adquiere; quedando obligada la Sociedad a restituir su valor según el que tuvieron al tiempo del aporte o de la adquisición.

¿QUÉ BIENES PUEDO INCLUIR EN LAS CAPITULACIONES MATRIMONIALES?

Pero podrán los cónyuges eximir de la comunión cualquiera parte de sus especies muebles, designándolas en las capitulaciones, o en una lista firmada por ambos y por tres testigos domiciliados en el territorio.

  1. De todos los bienes que cualquiera de los cónyuges adquiera durante el matrimonio a título oneroso.
  2. De los bienes raíces que se aportaren al matrimonio, para que la sociedad le restituya su valor en dinero.

Se expresara así en las capitulaciones matrimoniales o en otro instrumento público otorgado al tiempo del aporte, designándose el valor, y se procederá en lo demás como en el contrato de venta de bienes raíces.

¿QUÉ BIENES NO HACEN PARTE DE LA SOCIEDAD CONYUGAL?

Así mismo, existen unos bienes que serán excluidos de la sociedad conyugal, el artículo 1883, cita expresamente, que bienes se excluirán del haber social

  1. El inmueble que fuere debidamente subrogado a otro inmueble propio de alguno de los cónyuges.
  2. Las cosas compradas con valores propios de uno de los cónyuges, destinados a ello en las capitulaciones matrimoniales o en una donación por causa de matrimonio.
  3. Todos los aumentos materiales que acrecen a cualquiera especie de uno de los cónyuges, formando un mismo cuerpo con ella, por aluvión, edificación, plantación o cualquiera otra causa.

Sin embargo de lo anteriormente citado, el código civil Colombiano, también contempla otros articulados acerca de la los pasivos y los activos de la sociedad conyugal, y cuál debe ser su tratamiento y su consideración, necesitando esto del experticio del abogado para mirar el caso en concreto y poder brindar un diagnóstico del proceso de cada persona en particular.

En el divorcio, sea por mutuo acuerdo, quiere decir divorcio express, o divorcio ante el juez de familia, es necesario tener claridad en que bienes hacen parte de la sociedad conyugal y cuáles no, también es necesario saber si se hicieron capitulaciones matrimoniales antes de celebrase el matrimonio, para saber que bienes por esta figura jurídica, tendrán obligatoriamente que excluirse.

HIJOS EN EL DIVORCIO

El tema de la existencia de los hijos menores dentro del matrimonio cuando viene un divorcio, siempre sera un tema delicado, que deberá tratarse de una forma, cordial humana y sobre todo, procurando las mejores acciones y decisiones para los niños.

Si existen hijos menores dentro del matrimonio, los padres deberán necesariamente llegar a acuerdos y dejarlos establecidos en un documento que se elaborará con la indicación primeramente de la ley y con el abogado, para realizar un acuerdo alimentario que cumpla con todos los requisitos esenciales para proteger los derechos del menor, y consecuentemente de sus padres.

Los puntos esenciales que se deben convenir son:

1.Custodia y cuidado personal: La custodia y el cuidado personal de los hijos la definirán entre los padres de los menores, particularmente en nuestro pais, casi en el 80% de los divorcios, los padres deciden, que será la madre, quien tendrá sus hombros, la pesada y difícil tarea de mantener la custodia y el cuidado personal de los menores, en parte por estar las mujeres entrenadas para este oficio, y porque en muchos casos, los hijos menores oscilan en edad entre los 5 y 12 años, en Colombia no existe la custodia compartida, ya que la ley exige, que la responsabilidad del cuidado personal, del cual puede depender, la vida, la integridad física y moral del menor, el cuidado de su sexualidad y de no ser objeto de violencia familiar, recaiga en cabeza de una sola persona, que pueda responder a nivel penal, si se llegara a transgredir la humanidad o los derechos del menor en cualquiera de sus formas.

2. Régimen Alimentario: El régimen de alimentos o la cuota alimentaria con la que deben contribuir cada uno de los padres. Estos comprenden el costo de la alimentación propiamente dicha, además de la educación, recreación y salud, servicios públicos, vestuario. De igual forma, los aportes por alimentos pueden variar, aumentando o disminuyendo dependiendo de la situación económica del alimentante. Pueden incrementarse si el individuo aumenta su capacidad económica o disminuir si ocurre lo contrario. En cualquiera de los dos casos el juez es quién ordenará el cambio, el defensor de familia quien revisará el acuerdo, tiene especial énfasis en este punto, ya que verificará que el monto de la cuota alimentaria, refleje en la realidad las necesidad del menor y los costos que acarrea su crianza y formación como parte de la sociedad, y podrá negar o dar concepto favorable al acuerdo, conforme a que la cuota alimentaria haya sido bien promediada.

3. Régimen de visitas. El régimen de visitas implica el tiempo suficiente que requiera el padre para compartir y hacer parte de la vida del menor hijo, no viviendo con él y para que lo pueda formar y educar. El tiempo normal que se maneja en estos casos, aunque puede variar, es que cada 8 o 15 días se pueda visitar al hijo un fin de semana. Por lo general la visita es el fin de semana empezando el viernes en la tarde y terminando los domingos o lunes festivos en la tarde.

También implica otras fechas como la Semana Santa y las vacaciones de mitad de año y fin de año, los días de Navidad y fin de año, la semana de receso, fechas que pueden ser convenidas para ser compartidas entre los dos padres, el día de la madre con la mamá y día del padre con el papá. El cumpleaños del niño intercalado cada año.

QUIERO LLEVAR A MI HIJO FUERA DEL PAÍS POR UN TIEMPO, PERO MI EXPAREJA NO ESTA DE ACUERDO, ¿QUÉ HAGO?

Para salir del país con el menor hijo, en todo caso, deberá tenerse un permiso especial firmado por el padre del menor que no viaja con él, deberá contener por cuanto tiempo se da el permiso, y cuando está obligado el padre a regresar al país, para que el menor hijo continúe con sus estudios y vida normal.

Si la expareja se niega a dar el permiso para que el menor salga del país, sera necesario iniciar ante el defensor de familia una solicitud, en la cual, el defensor evaluara cuales son las causas por las cuales la pareja no quiere permitir la salida del país del menor.